jueves, 28 de abril de 2016

Cuellos rotos de cisnes


Ella no esperó ser un cadáver como ese ser espectral del que hablo en mi poemario, ella tenía mucho de si misma dentro, tanto que terminó disociándose, y creciendo, tanto que se le fue de las manos. A unas, la libertad de movimiento supera la inercia de la muerte, a otras el deseo de superarse a si misma les lleva a ella.
En cualquier caso, la danza continua...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada