domingo, 28 de abril de 2013

Porque ella escribía poemas de fantasmas


Gimnasia mañanera diaria. Travesías atadas al mástil del barco (por expreso deseo). Grandes jarras de cerveza. Coca y morfina regular (con receta médica). Rebelde, maniática y solitaria. Un ancla tatuada a su hombro. No, no es la descripción alguna poeta decadentista y libertina del siglo 19. Se trata de Isabel de Baviera, Emperatriz de Austria-Hungría. Ésta fue Sissi, que entre otras cosas (¿inapropiadas para una princesa?), también se dedicaba a la escritura de poemas:


Cuatro esqueletos


“¿No es hora ya de volver?”,
me pregunta el timonel.
“El día ya se está acabando,

y la marea ya sube.”

Los otros dos ya tienen hambre,
hace mucho que zarpamos;
están tristes, cabizbajos,
con sus chaquetas azules.


“¡No, yo quiero navegar,
seguir hasta el fin del mundo!”
aunque se llegue a soltar
nuestra carne de los huesos.


Que pasen días y días,
que pasen semanas y meses,
hasta que ya sólo queden

a bordo cuatro esqueletos.

 


Sin velas y sin timón,
navegan los esqueletos:
“Esa nave está encantada.”
Nadie se atreve a subir.


En las noches de verano
se ve a la luz de la luna
brillar los cuatro esqueletos
cual si fueran de marfil.


Cuando ruge la tormenta
y de gris se tiñe el cielo,
cuando las olas se agitan,

castañean sus huesos.

Pero siguen navegando.

siguen hasta el fin del mundo;
sólo en paz descansarán
cuando puedan divisarlo.


Pero nunca llegarán,
puesto que el mundo es redondo;
y esas blancas osamentas

jamás hallarán descanso.


Canciones de Invierno, Isabel de Austria-Hungría (Sissi)
Traducción de Joan Parra y Ángeles Caso, 1997
Imagen: Nika Danielska




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada